Libro de cuentos

Libro de cuentos

Niño con trastorno autista publica su primer libro de cuentos
Literatura

Gracias a la literatura, el niño con trastorno autista ha avanzado en el lenguaje y la comunicación.

Sergio Gómez Quintero tiene 10 años y a su corta edad ha escrito 29 cuentos que han sido publicados bajo el rótulo de “Mi universo azul”.

Sergio nació con trastorno autista, pero esa condición no impidió que el pequeño pueda desarrollarse con total normalidad y, además, poder cumplir sus sueños.

PUEDES VER Autismo: la condición que no necesita cura sino aceptación social

El sueño de Sergio fue cumplido tras publicarse el libro que contiene cuentos como “Og, el trol despistado”, “Sergio llega a la meta”, “Francisco está raro”, entre otros más.

La literatura le ha permitido avanzar en el lenguaje y la comunicación.

PUEDES VER Joven economista con Asperger lucha por encontrar trabajo [VIDEO]

Cabe mencionar que aún no se ha confirmado si esta lectura se extenderá hasta Latinoamérica. Lo cierto es que este libro marcará un precedente para los niños que padecen de trastorno autista y vean en la literatura una alternativa para mejorar.

El libro de cuentos ‘Mi universo azul’ fue editado por la editorial Allanamiento de Mirada y la Asociación EntreLibros. Asimismo, cuenta con hermosas ilustraciones de Carolina Luzón.

Rafael Montoro. ( La República )

INFOBAE.

Uno de sus cuentos:

ENRIQUE, EL ZOMBI QUE NO SE CEPILLABA LOS DIENTES

Enrique era un zombi de tamaño mediano al que le gustaba comer de todo. Comía sopa, pollo, carne humana, legumbres, puré de papas, pescado, … Lo que más le gustaba era el dulce de pollo con crema de queso. Para merendar solía comer yogures, pasteles, caramelos, chocolate y frutas.

Los dientes de Enrique eran afilados y pequeños. Un día, dejó de cepillárselos. Al cabo del tiempo, el zombi, comenzó a tener gérmenes. Como le dolía mucho la boca, no podía comer la comida que tenía en la mesa.

Su postre favorito era el brownie de chocolate, no podía remediarlo. Intentó darle un mordisco, pero «¡Ayyy!», gritó el pobre Enrique. El zombi lloraba de pena y dolor.

En ese instante, apareció un zombi sombra de los dientes y dijo:

Enrique, he venido a ayudarte. Sé que te duele mucho la dentadura.

Vale Paco, te voy a enseñar mis dientes para que me digas que me pasa.

Venga Enrique, abre la boca bien grande. Necesito ver bien lo que hay dentro ─ dijo el zombi sombra.

Cuando Enrique abrió la boca, Paco se encontró a muchos gérmenes disfrutando entre sus dientes. Algunos eran pequeños y de color verde. Parecían mocos. Otros eran marrones y de tamaño mediano. Parecían cacas de murciélagos. Y también los había grandes de color amarillo como el pipí de un sapo. La boca era realmente espantosa.

Además, entre sus dientes, salía un terrible olor a pescado podrido, a calzoncillos sucios y a comida de gato.

Por favor, Enrique, ¡cierra la boca ahora mismo! ¡qué pesteeeeee! ¡qué asco, por dios! ─ gritó Paco.

El zombi sombra quedó impresionado y tuvo que salir corriendo a buscar una mascarilla, un cepillo y crema dental.

Enrique, voy a ayudarte. Si no quieres que te huelan los dientes a pies, tendrás que cepillártelos con este cepillo y esta crema después de desayunar, después de comer, después de merendar y después de cenar ─ dijo Paco.

Enrique, hizo caso a Paco. Primero se lavó los dientes de arriba, luego los de abajo y, por último, se frotó la lengua. Toda su boca se volvió de color rosa. Ya no tenía gérmenes y tampoco le olía a pescado.

Desde ese momento, el zombi hizo caso a Paco y se lavó los dientes todos los días. Tan rápido como pudo, fue a buscar el brownie de chocolate sin olvidar su cepillo y su pasta de dientes.

Sergio Gómez Quintero y papá (18 de noviembre de 2018)

No hay comentarios

Déjanos un comentario