Silencio

Silencio

A tu silencio, a tu experta mirada, la música

Gracias por dejarme encontrar en tu mirada una pizca de ilusión. Por sonreír cuando hace un rato sollozabas. Por perder un instante de soledad mientras acaban de caer esas lágrimas. Lágrimas que corren por la sonrisa de tu rostro.

Gracias por volver a encontrar el brillo ausente en tus ojos. Por robarte un rato de ansiedad. Por servirte de analgésico, por consolar tu dolor. Gracias por sostener bien recta tu cabeza, aún con el peso del pasado. Por acordarte de los momentos dulces de la vida…

Gracias porque alguna vez seré yo quien ya no pueda controlar mis lágrimas, mi orín, o mis manos, quien no pueda dejar de aporrear la silla que me mueve, quien solo encuentre consuelo en el sueño. Seré yo entonces quien no acierte a soplar la armónica, ó a probar bocado, quien mire postrado al infinito buscando el fin del camino, quien olvide como se cantaba porque ya no encuentre aliento.

Gracias en definitiva porque no soy yo quien te esta ayudando. Tú, con esos ojos que taladran mi corazón, creas el mejor momento posible. Un momento que llegará cuando toque. Porque tocará, y con un poco de suerte, recordaré. Gracias ‘mayores’.

RB.

No hay comentarios

Déjanos un comentario